BNterre

CONSEJOS

  • Utiliza siempre abono orgánico ya que este contiene todos los elementos que utiliza un ser vivo, aumenta la microflora del suelo y nunca habrá toxicidad .
  • Escoge siempre abonos que contengan todos los nutrientes para asegurar un crecimiento estable del árbol. De los nutrientes disponibles, el árbol tomará los que necesite en cada momento.
  • La cantidad total de nitrógeno puede estar entre el 5% y 10%.
  • Proporciónale potasio, sobretodo en otoño.
  • Un 1% o 2% de magnesio.
  • Un 0,5 % de hierro es el máximo. Más, es caro, y no tiene función.

 

Los Bonsáis necesitan abono. Tal vez suene obvio, pero que es lo que necesitan realmente?

El más adecuado es el abono de disolución lenta. Hay que abonar especialmente durante los períodos de crecimiento y formación de yemas (primavera y otoño).

No se deben abonar arboles débiles o enfermos.

Si se utiliza una dosis menor de la recomendada, la utilidad del fertilizante disminuye. Si se usa una dosis mayor, se podría llegar a «quemar las raíces», lo que perjudica al bonsái.

> Qué es lo que ocurre bajo la superficie de la tierra? Y cual es el efecto del abono sobre la tierra y sobre los Bonsáis?
Vamos a estudiar una pequeña, pero necesaria lección de química y a ver como podemos favorecer a tus bonsáis. 

Todas las plantas, incluidos nuestros bonsáis, crecen del mismo modo. Durante el día, las plantas convierten el agua (H2O) y el dióxido de carbono (CO2) en hidratos de carbono y oxigeno (O2). Realizan este proceso en sus hojas bajo la influencia de la fotosíntesis. Por la noche, tiene lugar la reacción oscura o respiración: una parte de los hidratos de carbono producidos se convierten en agua, dióxido de carbono y energía.

La planta utiliza la energía generada para mantenerse y crecer, pero también almacena una parte para usarla más tarde. Cuando la temperatura sea la adecuada, la planta crecerá y cuando haga frío la planta descansara y utilizará sus reservas.

Nutrientes

Ahora sabemos que la planta es capaz de producir su propia energía para alimentar su crecimiento y sus procesos de mantenimiento. Los bloques de construcción, para estos procesos, se forman con sustancias que absorben a través de las raíces. A estas sustancias las llamamos nutrientes. La disponibilidad de los nutrientes depende de diferentes factores.

Disolución

Las raíces sólo pueden absorber los compuestos solubles en agua. Así pues, el abono sólido debe disolverse para que esté disponible para la planta. Las sustancias sólidas se convierten en iones y así pueden ser absorbidos por las raíces.

Tipo de tierra

Las tierras duras (arcilla, humus) tienen capacidad para retener una mayor cantidad de nutrientes que las tierras pobres (arena). Pero la arcilla también retiene los nutrientes de una manera más firme, lo que hace más difícil a la planta poderlos obtener. Este principio es el que establece las diferencias en el programa de abono entre un bonsái que crece en Akadama y otro que crece en una tierra que contiene mas arena o grava. Debido a que la arena solo retiene unos pocos iones, en las tierras pobres existe más filtración. Los nutrientes son lavados durante el riego, lo que te obliga a abonar de un modo más regular para mantener la tierra fértil y tus bonsáis sanos. Los cambios en la cantidad de nutrientes disponibles son mayores en las tierras arenosas.

El pH de la tierra

Cada tierra tiene un PH determinado entre 4 y 9. Cuanto más bajo es el PH, más acídica es la tierra. La arcilla tiene un PH mayor que la turba. Un PH por encima de 6,5 ofrece una menor disponibilidad de la mayoría de nutrientes. Los metales pesados ( que están presentes de forma natural en las tierras) se disolverán cuando el PH sea inferior a 5 y se volverán tóxicos para la planta. Un PH constante, de entre 5,5 y 6,5, es lo ideal. Los cambios son perjudiciales para las raíces. Cuando riegas tus bonsáis con agua dura, la cantidad de carbono, en la tierra, aumentará después de algún tiempo. En ese caso, sería bueno regar con agua de lluvia de forma regular.

Los nutrientes son, normalmente, una composición de diferentes elementos. Los elementos son las partes químicas de las que todo lo que hay alrededor nuestro

( incluyendo nosotros mismos) está compuesto. Por ejemplo: el fosfato nutriente esta compuesto de un elemento de fósforo (P) y cuatro elementos de oxigeno (O2).

Los nutrientes de las plantas están divididos en dos grupos: macro y micro nutrientes. Los micro nutrientes son nutrientes que la planta necesita en cantidades relativamente grandes. Dióxido de carbono, oxigeno y agua no son realmente nutrientes, pero debido a la cantidad necesaria están situados es este grupo. Los micro nutrientes son requeridos en cantidades muy pequeñas; demasiada cantidad sería nociva y podría incluso matar la planta.

De acuerdo, pero ¿Qué debo dar a mí bonsái?

Puedes escoger entre utilizar un abono orgánico o un sintético (inorgánico o químico), o una combinación de abono sólido orgánico con abono liquido sintético. Escoge tu abono comprobando la disponibilidad de nutrientes que contiene y la cantidad relativa que aplicar (lee el etiquetado). El abono que escojas dependerá de tus hábitos de cultivo, de tus circunstancias locales y de tu modo de regar.

Vamos a ver los elementos

Sabemos los principios básicos de crecimiento y como la planta absorbe sus nutrientes. Pero, ¿Qué funciones realizan estos nutrientes en el interior de la planta? Y ¿Cuáles son los que aparecen cuando hay un exceso o una deficiencia de nutrientes?

Macronutrientes

> Nitrógeno (N)

El nitrógeno es uno de los elementos más importantes de construcción de los tejidos de las plantas y se puede formar encontrar por toda su formologia. El nitrógeno se absorbe de dos formas: nitrato (HNO3) y amonio (NH4+).

Una carencia de nitrógeno da como resultado un crecimiento atrofiado y unas hojas más pequeñas. La planta florecerá para asegurar su producción y el crecimiento, en la raíz, se activara, en un último intento de buscar en la tierra para encontrar nitrógeno. Por lo tanto las raices sustraerán el nitrógeno de las hojas más viejas, que se volverán amarillas y luego caerán rápidamente. Si el suministro de nitrógeno, aumenta después del abonado, el bonsai se recuperará por completo.

Demasiado nitrógeno provoca un crecimiento intenso, con hojas débiles y desiguales, ya que se agranda la pared celular y los entrenudos se alargan, situación que no se requiere en el bonsái.

> Fósforo (P)

El fósforo juega un papel importante en el metabolismo de las plantas y en el flujo de energía. Para las plantas, el fósforo está principalmente disponible en forma de fosfato. El fósforo incrementa el crecimiento de las raices y proporciona resultados y una buena floración con un color brillante. La deficiencia en fósforo da como hojas pequeñas y duras de color rojizo o púrpura. Los Tallos también se vuelven de ese color: Las hojas viejas mueren rápidamente y la ramificación disminuye. Todo el crecimiento se retrasa, incluyendo la producción de flores. Un exceso de fósforo raramente ocurre, pero si da el caso, lleva a una disminución en la absorción de los nitratos y una deficiencia de hierro, reconocible por hojas de color pálido.

> Potasio (K)

El potasio actua sobre el metabolismo, controla la abertura y el cierre de los estomas (pequeñas aberturas en la epidermis de las hojas), regulando los gases absorbidos y emitidos por la planta sobretodo en la fotosíntesis y regulación de la temperatura. El potasio también fortalece la pared celular y hace que la planta sea más resistente a influencias nocivas.

Un nivel insuficiente de potasio disminuye el crecimiento y la floración. En las hojas viejas aparecen necrosis: las hojas se curvan en sus bordes y toda la superficie se decolora y se arruga.

El exceso de potasio impide que el calcio y el magnesio sean absorbidos, lo cual inhibe el crecimiento.

> Magnesio (Mg)

El magnesio es un importante componente de la clorofila.

Este aspecto hace que el magnesio sea adecuado aplicarlo como abono foliar. También fortalece la hoja contra influencias nocivas.

Una carencia en magnesio da lugar a una inhibición del crecimiento. El suave tejido interneural de las hojas de las hojas más viejas muere, mientras que los nervios permanecen verdes.

Esto se llama clorosis. Es fácil de tratar la clorosis con abono foliar. Demasiado magnesio inhibe la absorción del calcio, provocando que la planta pare de crecer por la parte superior. Todos los nutrientes fluyen hacia las áreas inferiores y las hojas no pueden soportar todos esos nutrientes. Se dañan desde el interior hasta el exterior por sus propios nutrientes si lo aplica cuidado con la dosis.

> Calcio (Ca)

El calcio es de gran importancia para integridad de las membranas celulares y juega un papel muy importante en la división celular, por lo que tiene una función una función principal en el crecimiento y en el mantenimiento. El calcio también protege las raíces contra los elementos nocivos de la tierra.

Una deficiencia en calcio puede llevar a la muerte de raices y de las puntas de los brotes. Un exceso no provoca efectos visibles y dar a lugar a una absorción poco fluida del fósforo, del magnesio y del hierro, provocando los efectos relacionados con la carencia de estos nutrientes.

> Azufre (s)

Como el nitrógeno, el azufre puede encontrarse por toda la planta. Tiene una función en la fotosíntesis y en la producción de clorofila. El azufre es capaz de neutralizar metales pesados tóxicos que se encuentran en el interior de la planta.

Sin una cantidad suficiente de azufre, el crecimiento disminuirá y las hojas jóvenes se verán dañadas.

Un exceso de azufre hace que las hojas más jóvenes se vuelvan ligeramente amarillas. También disminuye la longitud de tallos y hojas.

MICRONUTRIENTES

> Cobre (Cu)

El cobre hace que la planta sea leñosa y fuerte. Pero también es necesario para producir flores. Las plantas deficientes en cobre tienen hojas curvadas, de color verde-azulado. Toda la planta se debilita, sobretodo los tallos. Demasiado cobre evita la absorción del hierro. Debido a que la planta se vuelve muy leñosa rápidamente, aparece un crecimiento enano.

> El Cloro(CI )

El cloro es un elemento muy importante durante la fotosíntesis y contribuye a que los tallos se vuelvan un poco leñosos, dando más fuerza a la planta. Pero el cloro puede ser absorbido en diámetro del nitrógeno y esto hará que las hojas se vuelvan pálidas.

Una carencia de cloro provoca que las hojas se pongan mustias y atrofiadas, y que las raíces engruesen.

Un exceso no es visible inmediatamente. En las hojas más viejas aparece necrosis. También dificulta la absorción de otros elementos.

> Silicio (Si)

El silicio proporciona paredes celulares fuertes y puede encontrarse, principalmente, en las hojas más viejas. También protege la planta contra todo tipo de hongos. Sabemos muy poco sobre las consecuencias de la deficiencia o exceso del silicio en bonsái.

> Molibdeno ( Mo )

El molibdeno tiene una importante función durante la síntesis de enzimas y proteínas. El molibdeno no puede absorberse cuando el pH de la tierra es muy bajo, lo que provoca un flujo del nitrógeno anómalo.

En su carencia aparece clorosis en los brotes y hojas jóvenes. Un exceso es raro, pero si ocurre los brotes adquieren un color dorado.

> Boro (B)

El boro está implicado en el transporte de azucares y proporciona paredes celulares estables. También juega un papel importante en la producción de flores y en el sistema inmune de la planta.

> Zinc (Zn)

Los tallos y los nervios centrales de las hojas necesitan zinc para extenderse. El zinc esta implicado con la síntesis de proteínas y la activación de ciertos enzimas. El sistema inmune también necesita zinc.

Una carencia de zinc provoca un crecimiento atrofiado con hojas pequeñas, pálidas y deformadas. También necesita zinc.

Un exceso da lugar a que las hojas más viejas se quemen y se curven los bordes.

> Hierro (Fe)

El hierro está en la fotosíntesis.

Su carencia lleva a la necrosis de las hojas jóvenes. Si la planta está creciendo muy rápido, aparecerá una falta de crecimiento temporal; en este caso, se observará necrosis en las puntas de los brotes.

Un exceso de hierro provoca que las hojas se vuelvan de un color rojizo-púrpura e impide la absorción de manganeso.

> Manganeso (Mn)

El manganeso se requiere durante la fotosíntesis porque neutraliza los subproductos nocivos.

La clorosis de las hojas más jóvenes indica una deficiencia de manganeso, provoca un crecimiento inhibido y con poca ramificación.

Demasiado manganeso impide la absorción de hierro magnesio y calcio.